El regreso a los escenarios: del protocolo para volver a los shows a la experiencia en otros países

Se buscan alternativas para poner a la música en marcha
Se buscan alternativas para poner a la música en marcha

En Ucrania, por ejemplo, una orquesta fue a grabar, pero todos sus integrantes lo hicieron con barbijo. En Estados Unidos algunos piensan en el sistema autocine, aunque las encuestas de audiencia indican que el regreso a los conciertos será con mucha cautela. En el Reino Unido se busca el salvataje de salas de música y teatro a través de la campaña Save Our Venues .

En el ámbito local, este viernes será un día para reuniones importantes. En el Ministerio de Cultura de la Nación habrá un encuentro multisectorial (parte de manera presencial, parte en teleconferencia) para conversar sobre protocolos.

Por otro lado, miembros de Acmma tendrán una reunión en la Jefatura de Gabinete del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que podría ser decisiva en la concreción de un protocolo para que se pueda volver a los estudios de grabación y que en distintas salas de concierto se pueda volver a tocar, pero sin público.

La propuesta de Acmma es absolutamente realista. Apunta primero a la actividad en estudios de grabación y en salas que graben shows para streaming con una serie de normas estrictas. No se trata de un protocolo para la actividad recreativa sino para la profesional.

Se piensa en un protocolo para reabrir los estudios de grabación
Se piensa en un protocolo para reabrir los estudios de grabación Crédito: Gentileza Natalia Perelmann

«El protocolo que impulsa Acmma es exclusivamente para estudios de grabación y streaming desde una perspectiva profesional y comercial», explica Ana Poluyan, manager de Los Pericos, integrante de la asociación y una de sus voceras. «Nuestro protocolo tiene muchos requisitos que solo cumplen los músicos profesionales. No es para que los pibes vuelvan a la sala de ensayo sino para poder incluir a toda la cadena de valor de una producción, como las luces y el sonido. En el ámbito donde estamos viviendo [CABA y los primeros cinturones del conurbano bonaerense] no podemos pretender nada más que esto. Paso a paso es nuestro lema. Hay provincias que están en otras fases. El interior se va a adelantar en todo».

Desde Acmma ven con mucho optimismo la posibilidad de contar con una reglamentación en la Ciudad de Buenos Aires. Desde hace un par de semanas vienen manteniendo con funcionarios de distintas dependencias varias reuniones virtuales. Según contaron, han tenido una devolución con varias sugerencias de las autoridades por eso se espera que pronto se pueda terminar de definir un protocolo.

Frente de tormenta

Como si la pandemia de coronavirus no fuera suficiente, en el mundo de la música también se abrió otro frente de tormenta el último viernes, cuando la entidad que recauda por derechos autorales, Sadaic, emitió un comunicado en el que indica que además del arancel del 12 por ciento sobre la venta de entradas de shows por streaming, «se agregan valores que van de entre los 250 mil y 400 mil pesos en el caso de que esas actuaciones cuenten con esponsoreo». Varias entidades tuvieron reuniones con Sadaic. Desde Acmma indican que, obviamente no se oponen al arancel por el derecho autoral, pero lo que se debe evitar es que se ahuyente a las pocas empresas que están colaborando con su aporte para conciertos. En Acmma aseguran que el directorio de Sadaic está siendo muy receptivo frente a los planteos del sector.

Por ahora, los mayores avances estaría concentrados en una normativa para grabación y streaming en la Ciudad. La propuesta insiste con evitar el transporte público, privilegiar franjas horarias nocturnas y escasa cantidad de personas en los lugares en donde se realiza cada producción. En ese sentido, por ahora, las orquestas estarían excluidas (a menos que se trate de salas muy grandes y cumplan con el porcentaje estipulado de músicos y técnicos). Solo se prevé que los grupos numerosos resguarden la distancia entre cada integrante. Los estudios tienen, además, la ventaja que los paneles acústicos móviles pueden servir como separadores.

Barbijos en Ucrania

Distinto es el caso ucraniano, que en la salida de la pandemia llamó la atención con la grabación que hizo la orquesta de una radio estatal, con sus músicos todos juntos, provistos de barbijos. El lunes pasado, en Kiev, se realizó la primera grabación de una orquesta luego de la cuarentena dispuesta en Ucrania, para un concierto destinado a la radio, la televisión y el streaming. Claro que las normas actuales impiden que dos músicos compartan un mismo atril, por eso la sensación del reencuentro fue diferente. «Ahora es difícil ya que no sienten el hombro del otro, no sienten el codo de un amigo. Algunas conexiones se rompieron debido a la distancia y también debido a las mascarillas, ya que los rostros de las personas expresan mensajes inconscientes durante la interpretación y los músicos reaccionan a ellas», explicó su director artístico, Volodymyr Sheyko, a la agencia Reuters. La orquesta de la radio de Ucrania es estatal, por ese motivo tuvo permiso para trabajar. En ese país el ámbito privado todavía no se puso en marcha.

Como en el autocine

El estadio de los Rangers, en Arlington, Texas, será escenario de cuatro concierto con esquema de autocine. Poco equipamiento, set acústicos sin amplificación adicional para el público (la transmisión será radial) y gente mirando y escuchando shows desde sus autos. «Este será un escenario surrealista», dijo el bajista Jon Jones de la banda country The Eli Young Band, que abrirá el ciclo de conciertos el 8 de junio. Triple 8 Management, es la agencia de representación de artistas que hizo un convenio con los Rangers para ofrecer cuatro conciertos en un ciclo que llamaron Concert in Your Car . Hasta el último fin de semana llevaban 3200 entradas vendidas, a un costo de 40 dólares cada una. La semana pasada el astro de la música country Keith Urban también vivió una experiencia similar en un «auto-teatro» de Tennessee.

Mas allá de la seguridad que puedan ofrecer las puertas y ventanillas cerradas de un coche, por ahora la respuesta de la gente es de mucha cautela. Según un trabajo publicado por la encuestadora Performance Research, el 70 por ciento de sus consultados prefiere ver un estreno de cine en su casa que frente a la pantalla grande de una sala, aunque el valor del ticket sea el mismo. Existe mas temor a los espectáculos de gran convocatoria que hace un par de meses, cuando la Organización Mundial de la Salud modificó el status de Covid-19 a «pandemia». En el terreno musical la proyección no es alentadora. El 39 por ciento de los consultados consideró que acudirá a menos conciertos en salas cerradas.

Salven a los teatros y salas de música

Es por esa proyección poco alentadora y por la certeza de que el entretenimiento escénico será una de las últimas actividades en restablecer su normalidad que se buscan alternativas. Conciertos como autocines, protocolos para streaming y grabaciones en estudios, y subsidios para la actividad y para quienes trabajan en ella. En el Reino Unido, unas 140 salas habrían evitado, al menos por ahora, su cierre definitivo luego de haber entrado en cuarentena. Save Our Venues es una campaña de recaudación de fondos mediante donaciones directas y actuaciones en streaming. Hasta el último fin de semana había recaudado medio millón de libras.

«El hecho de que hayamos logrado eliminar 140 locales de música de nuestra lista crítica en las últimas tres semanas es, por supuesto, un motivo de celebración. Pero no somos complacientes ya que esto es solo una solución relativamente a corto plazo», explicó el CEO de Music Venue Trust, Mark Davyd, al sitio NME. «Si bien la amenaza inmediata de cierre de estos lugares se ha detenido, todavía están bajo amenaza real en los próximos meses, al igual que más de otros cuatrocientos locales».