Muse

Llega Muse con su experiencia inmersiva, entre los ochenta y la distopía futurista
Matt Bellamy, líder y cantante de Muse
Matt Bellamy, líder y cantante de Muse Crédito: Dpa

Todos esos elementos que aparecen en las letras de Muse, desde Showbizz (1999) hasta su último trabajo Simulation theory, se combinan con una vocación por crear un sonido entre operístico, espacial y progresivo, con citas e influencias musicales de estéticas tan diversas como Queen, U2, Tangerine Dream, Radiohead, George Michael, Skrillex o Prince, estas últimas referencias más presentes en su último opus, que presentan este viernes en el Campo de Polo.

El power trío compuesto por el cantante y guitarrista Matt Bellamy, con Dominic Howard en batería, y Chris Wolstenholme en bajo y coros, tiene una vocación por crear grandes espectáculos en vivo. En la gira «Simulation Theory World Tour», el rock de alto voltaje, los paisajes psicodélicos y el sonido oscuro de los sintetizadores, le dan forma a una nueva película de conspiración, que parece surgida de la mente del creador de la serie Stranger Things. En la Argentina el show se podrá seguir en directo, a, partir de las 18.45, por el canal 600 de Flow o por la plataforma de streaming Flow Music XP. Antes de Muse se presentarán Kaiser Chiefs, a las 18.45 y Airbag, a las 20. Bellamy y los suyos saldrán a escena a las 21.30.

En su octavo disco Simulation Theory, el grupo retoma la estética de los ochenta de sus primeros dos discos para volcarla a un espectáculo inmersivo, con proyecciones visuales y atmósferas que llevan al público adentro de un juego de realidad virtual, o por momentos a pasajes que parecen extraídos de la película Terminator. En ese paisaje retro futurista el grupo monta su propia ficción musical con un repertorio de canciones que podrían haber musicalizado Blade Runner: hombres cyborg, humanos perseguidos por el sistema y héroes de la resistencia que pelean en mundos subterráneos.

La pomposidad teatral del sonido de la banda y la épica de nuevas canciones como «Pressure», «Through contagion», o «Blockades» que suenan como himnos de la generación centennial atraídos por ese lado oscuro al que se dirige la humanidad, o piezas con un concepto ochentoso y synth pop como «Something human» y «Dig down», los sigue transformando en una banda distópíca, formada por tres antihéroes británicos, con veinte millones de discos vendidos en todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *